Category Archives: Cesar Vignolo

EL ARTÍFICE DE LA REINCORPORACIÓN

Por: Alfredo Vignolo G. del V.

Luego de transcurrir poco más de ocho años de las protestas llevadas a cabo en el denominado “Moqueguazo” (junio 2008), el general PNP César Alberto Jordán Brignole, por fin encontró la ansiada justicia, y es gracias al Gobierno de Pedro Pablo Kuczynski, quien acató el mandato judicial que ordenaba su inmediata reincorporación a la Policía Nacional del Perú, al considerar que su pase al retiro fue inválido. Continue reading

Published by:

INTIMIDAD Y RATING

Por C.Alfredo Vignolo G. del V.

Es oportuno destacar el deslinde que hay entre la libertad de prensa, el derecho y el deber de informar y el derecho inviolable, individual, de conservar la vida íntima. Este último es un bien invalorable que si se pierde por el ansia torpe y anti-ética del periodista venal, jamás se recupera. Todos, cualquiera sea su condición, tienen idéntico derecho a su vida privada, a disfrutar y compartir su intimidad, sin injerencias y menos aún, de una prensa impropiamente ávida por lo indebido, como es el asedio impertinente y violatorio de la pertenencia más profunda y reservada del ser. 

Continue reading

Published by:

PERIODISTA: DEBER Y DERECHO

Por: Alfredo Vignolo  Presidente Fundación Ética Periodística

El periodismo es una profesión muy especial, el periodista asume un compromiso mucho más extenso porque su trabajo transciende espacios. Su palabra se despliega sin fronteras y el bien o el mal que haga repercute como una onda expansiva. El destinatario de los contenidos de la prensa no es únicamente un ser individual, sino una heterogeneidad de personas, de toda edad, condición social y nivel cultural, cuya capacidad para comprender, seleccionar, elegir y asimilar es casi imposible de saber. Esto obliga a considerar la profesión periodística como un hacer convencional y metódico. De máxima calidad y buen sentido, un hacer superior –semejante al magisterio-, y con objetivos específicos dentro de la multiplicidad de temas de que se ocupe. Es una labor que exige vocación, sacrificio y libertad competente, limpia de obstáculos, así como propósito cierto e irrevocable de contribuir al bien común, como derecho que corresponde a todos. Vemos con pesar que un sector de la prensa, en la cual la noticia más destacada es la tragedia, el drama, la violencia, la desdicha. Y el personaje principal, la muerte, la intimidad, el secreto más recóndito y de toda estofa, exhibido con desfachatez. No hay respeto ante la desgracia: falta prudencia frente a lo insólito y se asfixia la autoestima con prebendas que deshonran. Esto sucede con la televisión, que causa repulsa. Lo que no se puede consentir es la impudicia con lo que algunos conductores y/o productores se atribuyen la condición de periodistas. La libertad de expresión es la base segura para el sostén de las demás libertades y derechos del hombre. Hay que defenderla más que como un bien, como un valor. Pero a la vez hay que honrarla, enaltecerla y hacerla merecedora de la confianza y respeto del público. El tributo que se le debe al periodismo ha de comenzar por los mismos protagonistas, por quienes tenemos la opción de emplear la voz y la palabra a través de los medios. La misión del periodista es su aporte a favor de la solidaridad, el entendimiento, el hallazgo de soluciones coincidentes que conduzcan hacia el bien.

Published by: